0

¿El cambio prometido?

Artículos de opinión

En algún momento de esta crisis el Partido Popular debió extraviar su diccionario, ya que solo así se explica que confundan el significado de la palabra garantizar con el de destrozar. Solo así se explica que se atrevan a decir que están garantizando los servicios sociales, la educación o la sanidad a fuerza de recortes y más recortes. Lo que están haciendo se puede describir con palabras tales como desmantelar, desmontar, destrozar… pero en ningún caso garantizar. Señores y señoras del PP, échenle una ojeada al diccionario, y de paso también al sentir de la ciudadanía, y comprobarán que lo único que están garantizando es desesperanza, malestar y sufrimiento.

El único respaldo que les avala para cometer, desde mi punto de vista, todas esas injusticias es la mayoría absoluta que consiguieron hace un año, tanto el gobierno de Castilla la Mancha, como en nuestro pueblo, así como en España. Eso sí, con un programa electoral falso y  plagado de mentiras como podemos comprobar ahora. Ahora bien, yo me pregunto, ¿es lícito el resultado de las urnas, cuando se prometió justo lo contrario de lo que ahora están aplicando? Porque no se trata de que prometieran más de lo que realmente están haciendo, que sería una cuestión cuantitativa; se trata de que están haciendo justamente lo contrario de lo que prometieron.

A bote pronto, se me ocurre pensar que todas las medidas que están tomando son fruto de la improvisación, de ideas “felices” resultado de las mentes de quienes nos gobiernan. Pero ¿y si realmente no están improvisando? ¿Y si todas estas medidas forman parte de un plan perfectamente orquestado desde antes mismo de ganar las elecciones? Entonces el asunto adquiere tintes más graves, ya que entonces estaríamos hablando de una estafa en toda regla.

Ante esta situación, en la que muchas familias viven ya una situación dramática a la espera de ese empleo que prometía el Partido Popular en infinidad de ocasiones. Cuando hemos descubierto que la Sanidad Pública para ellos es un negocio, la educación es un capricho para la gente menos pudiente, y que la Justicia lo será para el que se la pueda pagar, nos salen con respuestas como la del señor Ruiz Gallardón, en las que en tono lastimero afirma que en ocasiones gobernar es doloroso. Señor Gallardón, no queremos ministros mártires, sino comprometidos con las personas y que promuevan soluciones que no provoquen dolor ni a usted ni al resto de los ciudadanos que las sufrimos.

En definitiva, este es el cambio que nos ha traído el gobierno del Partido Popular, un cambio que no queremos la mayoría de los ciudadanos. Pero ¿será éste el cambio que realmente quería el Partido Popular y que no se atrevió a anunciar?

                                                                               Antonio Israel Olmo Castillo

Pvoz. Grupo Municipal Socialista de     

         Las Pedroñeras

 

About author / Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro