7

Los planes ocultos del PP, la sombra del COPAGO

La columna

¿Qué le parece si por ir a la consulta del médico tuviese que pagar 50 euros, o por dar a luz en el hopital tuviese que pagar unos 1.000 euros?

Por si a estas alturas alguien aún desconocía qué medidas barrunta el PP para aliviar el déficit público si algún día gobernasen este país y nuestra región, lo han dicho alto y claro. Ha sido por boca de Ramón Luis Valcárcel, presidente de Murcia y uno de los barones más influyentes del Partido Popular. Ni más ni menos que el copago en los servicios sanitarios y educativos. Semejante disparate hubiera sonado a extravagancia si no fuera porque lo dijo en presencia de Mariano Rajoy que, con su silencio, ha puesto negro sobre blanco que el ‘programa oculto’ del PP supone el tijeretazo del Estado del Bienestar. Que servicios esenciales como la sanidad y la educación, hoy universales, públicos y gratuitos, se conviertan en servicios privados, de pago y limitados, significa restringir el acceso a los mismos a los ciudadanos más pudientes, como es el caso de Mª Dolores de Cospedal, que cobra dos sueldos multimillonarios.

El Partido Popular pretende hacer caja con la sanidad y la educación públicas. El copago elimina de un plumazo el principio de igualdad de todos los españoles en el acceso a servicios públicos básicos. Con el copago sanitario y educativo, el PP demuestra una vez más su recelo hacia el Estado del Bienestar, en el que nunca creyó. Ni antes ni ahora. Y no es una hipótesis. En las Comunidades Autónomas donde ejerce tareas de gobierno se empeña en obstaculizar el desarrollo de la Ley de dependencia, desmantela la educación pública y deteriora la sanidad pública. Para muestra, un botón. Valencia es la región que más desatiende su sistema sanitario y Madrid la que menos gasto per cápita le destina.

Es tan grave como irresponsable que el PP olvide que los españoles ya pagamos con nuestros impuestos la educación y la sanidad públicas en base al principio de progresividad fiscal. Que duda cabe que contribuye más con sus impuestos quién más renta gana. La propuesta del Partido Popular de introducir el copago supondría que los españoles tendríamos que pagar dos veces por el mismo servicio; y subvierte el principio de progresividad fiscal haciendo que pague más, no quién más gana (vía impuestos, claro está), sino quién más veces enferma, sea cual sea su nivel de renta.

En ese contexto, Mª Dolores de Cospedal comparte con Mariano Rajoy que los servicios sanitarios y educativos no pueden ser soportados sólo por el presupuesto de una región. En nuestro caso, Castilla-La Mancha. El PP y, por tanto, el sr. Rajoy y la sra. De Cospedal siguen la senda de David Cameron, primer ministro británico y conservador, cuya política de recortes del Estado del Bienestar encontró la oposición de millares de manifestantes del Reino Unido durante el pasado fin de semana. Rajoy y De Cospedal pretenden instaurar en España lo que los ingleses rechazan en su país.

Los Gobiernos de España y de Castilla-la Mancha, sustentados por el PSOE, han garantizado antes y ahora la universalidad de los servicios públicos esenciales al mismo tiempo que rechazado sin paliativos la implantación del copago sanitario y educativo, tal y como ha propuesto el PP.

La política es priorizar los recursos públicos. Está claro que los lideres de la derecha, del PP, quieren cuanto menos Estado, mejor. Cuanto menos dimensión de lo público, mejor. Lo fían todo a la libertad de mercado y que cada cual resuelva su vida en función de sus posibilidades. Eso es precisamente lo que nos diferencia a unos de otros. Por eso, Castilla-La Mancha está a la cabeza de los servicios sociales, educativos y sanitarios. Otras, como Madrid, Valencia o Murcia, gobernadas por el PP, han optado por soluciones privadas para la gestión de esos mismos servicios.

El Partido Popular se ha quitado la máscara y ha destapado su programa oculto. Ahora, todos los españoles conocen la atrocidad que Rajoy y Cospedal quieren plasmar en su programa electoral: trabajar más, cobrar menos y pagar por los servicios públicos esenciales de acceso universal. Como dicen por esta tierra, ¡a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga!

OTRAS FORMAS.

El presidente de la región, José María Barreda, ha querido poner en valor la Sanidad de Castilla-La Mancha, una de las mejor valoradas de la región, por su calidad y gratuidad, frente a otras opciones políticas que apuestan por el copago, lo que supondría que el ciudadano tendría que pagar los servicios que ahora se ofrecen de forma gratuita.

Por tal motivo, el presidente Barreda ha querido ejemplificar lo que supondría el copago, informando de los precios que tienen algunos de los servicios habituales que ofrece la Sanidad castellano-manchega.

Así, una “consulta de Atención Primaria en un Centro de Salud, cuesta 100 o 50 euros, dependiendo si es la primera consulta o posteriores. Si la visita es al especialista, 200 euros. Un TAG cuesta 123 euros y una resonancia nuclear magnética, 214 euros”.

No obstante, los precios más elevados se registran en “un ingreso en un hospital, que tiene un coste medio de 4.200 euros, mientras que atender un parto, supone 2.168 euros, si hay cesárea, mucho más”.

Así, Barreda ha vuelto a defender los Servicios Públicos gratuitos para todos los castellano-manchegos, sin discriminación, recordando que “solamente un necio confunde el valor con el precio, y la vida no tiene precio”.

About author / R.P

7 Comments

  1. emarco

    Hemos convertido nuestra democracia en una batalla permanente, un reflejo ‘civilizado’ de una guerra civil. Ahora, tras la euforia de la victoria, toca repartirse el botín entre las huestes de los azules.

    Al fin de la batalla y muerto el combatiente…Existe una tremenda miopía a la hora de analizar el principal problema de nuestra democracia: estamos todos tan metidos de lleno en la batalla que ni los analistas, ni los periodistas ni, por supuesto, los políticos son capaces de darse cuenta.

    En España hemos convertido la democracia – tal vez lo ha sido siempre- en una guerra con dos cuarteles y dos trincheras. No existe la posibilidad del acuerdo entre las dos familias en conflicto bélico y, cuando uno de los dos bandos celebra con los suyos la victoria, con profusión y alarde de arengas y banderas, nunca habrá ganado esa contienda por demostrar más inteligencia que el contrario a la hora de mejorar la vida de los ciudadanos sino por haber sido capaz de generar el odio de la mayoría y la vergüenza de las huestes de los otros que, otras veces, apoyaron las cruzadas de los suyos y también enarbolaron la victoria como arma arrojadiza.

    Estamos en permanente guerra, los azules contra los rojos, los rojos contra los azules y los más rojos contra los rojos y contra los azules. Utilizando, con mayor o menor profusión y fortuna los medios de comunicación, siempre se trata de convencer a la mayoría de lo pésimamente mal que actúa el otro, que no es digno de ocupar el trono y, por lo tanto, hay que vengarse cuanto antes, ponerse su corona y arrojarle al fuego de los vencidos. O a las trincheras donde el enemigo derrotado organizará su estrategia para convencer a la mayoría de que el contrario es el peor perro que podamos imaginarnos y hay que vencerle y arrojarle a los infiernos. A él y a los suyos. Y nunca importará si el campo de batalla, que es España y los españoles, queda convertido en un erial de tierra quemada.

    En eso también consiste la venganza. Caído el gobierno de los rojos hay que echar a la hoguera a todos los que trabajaron a su lado, da lo mismo si fueron guerreros o técnicos, si son personas realmente válidas como profesionales. Maquiavelo manda.

    En esa guerra, como en todas, no falta ni hipocresía ni la crueldad: ¿les importarán ahora a los azules la familias de cientos de personas que se tendrán que quedar sin trabajo en Castilla-La Mancha? No, porque en esos mismos lugares colocarán a personas más o menos capaces de su propia familia, ahora de los azules, y la venganza irá anidando en los corazones y en la lógica de los rojos que empezarán a organizar la suya, con más o menos piedad: al enemigo ni agua.

    ¿Nadie se ha dado cuenta que nuestra democracia se parece mucho a una guerra en la que todos perdemos y en la que nunca, salvo estrategias, se piensa en el futuro de todos los ciudadanos?

    Tras la euforia de la victoria es el momento de repartirse el botín.

  2. spiderman

    elecciones generales yaaaaaaaaaaa el pueblo ha hablado victoria aplastante del pp somos los mejoressssssssssssssssssssss. loki ahora vas y dices de nuevo que el pp no tiene programa electoral ahí tienes los resultados

  3. nazisnuncamas

    decir PP es igual que decir: adiós SANIDAD y adiós GASTO SOCIAL y adiós LEY DE DEPENDENCIA… qué triste¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  4. Amén

    Creo que los peperos sí llevan una medida muy concreta, y esta la sabemos todos: el agua se va para Murcia. Luego que nadie se queje je je je.

  5. anonimo

    loki, el pesoe lleva ya casi 30 años en la region y es una de las mas endeudadas, un cambio es lo que hace falta, porque a este paso duran mas que el Caudillo y somos tenemos mas paro que ninguna de las que has nombrado es mas, nuestros jovenes y no tan jovenes han emigrado a esos lugares a trabajar porque aquí no hay futuro

  6. loky

    Sólo me ha hecho falta abrir el buzón y ver la propaganda electoral que han mandado los partidos para saber quién representa y defiende los intereses de Castilla-La Mancha.

    Propaganda del PSOE (José María Barreda): sobre, papeleta, folleto con ideas y propuestas y carta del candidato explicando su proyecto y pidiendo el voto. Nos habla de sanidad, educación, Industria, compromiso de rechazo al ATC, de agua…

    Propaganda del PP (Dolores de Cospedal): sobre, papeleta y carta con ataques al Gobierno. ¿De qué nos habla relacionado con Castilla-La Mancha? De nada ¿Qué propuestas o ideas nos presenta? Ninguna. Lo único sorprendente es la imagen de la candidata que, como ya dijo un amigo de Twitter, el photoshop en exceso hace que no sepa si quien se presenta a las elecciones es Cospedal o Norma Duval.

    Es indignante que el principal partido de oposición de Castilla-La Mancha pida el voto sin ideas, sin propuestas… sin hablar de nuestra tierra. No se merece gobernar quien ni quiere ni conoce esta región y sólo busca su poder.

    La señora Dolores de Cospedal se pasea por nuestros pueblos sin atender a la prensa, rechaza un debate cara a cara con Barreda… no quiere exponer su programa porque probablemente no tenga. Se dedica a engañar y enturbiar la campaña haciéndonos creer que lo que el día 22 votamos es al futuro Presidente de España.

    ¿Tan poco respeto le merece Castilla-La Mancha como para no hablar de ella? ¿No le da vergüenza presentarse en cada casa sin una sola propuesta concreta?

    Claro que no da igual. Castilla-La Mancha necesita alguien que defienda su agua, rechace otro basurero nuclear en nuestras tierras, defienda y potencie nuestra cultura, nuestro sistema educativo, nuestra sanidad, la dependencia…

    Ya sabemos que Cospedal no va a hacerlo porque sencillamente, no le interesa. Si lo que pretende es hacer méritos para conseguir una cartera ministerial de las que en el PP ya se rifan, váyase a su casa y respete a los ciudadanos de esta Comunidad.

  7. loki

    Y que me dices del paro.
    Si el PP tiene la barita magica contra el paro? por que no lo aplica en Galicia, Murcia, Madrid, etc. Mucha demagogia, hace dos años el presidente de Galicia cuando hacia su campaña para ganar las autonomías de Galicia decía que si ganaba acabaría con el paro en 40 días, pues bien lleva dos años gobernando y en Galicia hay más paro que en Castilla La Mancha. Venga ya hombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro