0

Medicina del Futuro Ajo (‘Allium sativum’)

El Ajo Morado

ajos1El ajo es una especie
herbácea originaria de Asia y empleada en gastronomía y medicina desde la
antigüedad. Los constructores de las pirámides egipcias ya tomaban grandes
cantidades de ajo para protegerse de diversas enfermedades y durante la Primera
y la Segunda Guerra Mundial los soldados recibían esta planta para prevenir la
gangrena.

Tradicionalmente ha sido empleado como antiséptico,
expectorante o incluso diurético. No obstante, las investigaciones científicas
indican que el ajo es capaz de eliminar numerosas bacterias, virus, infecciones
fúngicas y parásitos intestinales. Asimismo, ha demostrado efectos beneficiosos
en el tratamiento de la hipercolesterolemia y los niveles altos de
triglicéridos, ya que permite la reducción del nivel de lípidos en sangre y, en
consecuencia, interviene en la prevención de los procesos arterioscleróticos.

También es recomendable en el tratamiento de la hipertensión
leve y resulta eficaz en las infecciones respiratorias como los catarros o
resfriados.

Algunos trabajos científicos relacionan las propiedades el
ajo con la prevención de procesos tumorales. Un estudio realizado por el
Departamento de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, indica
que la solución acuosa de ajo morado inhibe el ‘Helicobacter pylori’, bacteria
asociada a una mayor incidencia de úlcera gastroduodenal y cáncer gástrico. Por
otra parte, un trabajo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill,
en Estados Unidos, muestra que las personas que consumen ajo crudo o cocinado
con regularidad reducen a la mitad el riesgo de padecer cáncer de estómago y en
un tercio el de cáncer de colon en comparación con las personas que consumen
poco ajo.

Principios activos

El ajo contiene sales minerales, azúcares, lípidos,
proteínas, saponósidos, terpenos, vitaminas, enzimas y compuestos azufrados. El
principal componente activo es la alliína (sulfóxido de S-alil-cisteína), una
sustancia química inodora. Cuando se tritura el ajo, la alliína se transforma en
allicina, que proporciona al bulbo su característico sabor y tiene propiedades
antibióticas. La allicina también ayuda a reducir el nivel de colesterol, ya que
bloquea las células que lo generan.

Otro componente activo es el ajoeno, sustancia que se forma
por la condensación de la allicina y previene el endurecimiento de las arterias
y, en consecuencia, el riesgo de infarto.

Formas de administración

Los productos comerciales pueden contener ajo fresco, seco o
aceite de ajo. No obstante, se desconoce el tipo de producto que resulta más
eficaz, ya que la mayor parte de los resultados de los ensayos clínicos dependen
del preparado que se haya empleado.

La cantidad de allicina en los preparados comerciales puede
variar, por lo que hay que recordar que no todo el ajo tiene la misma cantidad
de productos activos. También existen productos que eliminan el olor del ajo,
pero limitan los efectos beneficiosos sobre la salud. Por otra parte, los
procesos de fermentación eliminan la mayor parte de los componentes activos del
ajo.

Efectos adversos

Los ensayos realizados hasta el momento demuestran una
ausencia de toxicidad en el ajo. Aun así, la ingesta de altas cantidades puede
provocar trastornos gastrointestinales o, por vía tópica, dermatitis de
contacto.

Asimismo, tiene efectos anticoagulantes, por lo que debe
evitarse especialmente si va a someterse a una operación quirúrgica, puesto que
aumenta el riesgo de sangrado.

Durante el embarazo y la lactancia evite el consumo de
grandes cantidades de ajo, ya que puede estimular el útero o provocar incluso un
aborto.

En cuanto a las posibles interacciones con otros fármacos,
puede elevar el riesgo de sangrado si se administra junto a anticoagulantes como
el ácido acetilsalicílico. Tampoco es recomendable su consumo con
hipoglucemiantes.

El ajo: remedio natural

El ajo no sólo ha demostrado ser muy eficaz contra la
depresión o contra el resfriado. Incluso algunos estudios han demostrado que el
consumo de ajo en la dieta habitual puede reducir el riesgo a padecer cáncer de
colon o estómago. En estos momentos le ha tocado al ajo morado ser objeto de
estudio y se ha demostrado que aquellas personas que han introducido este bulbo
en sus hábitos alimenticios pueden reducir el riesgo a contraer enfermedades
como úlceras o cáncer gastrointestinal. El ajo morado inhibe la Helicobater
Pilori, una bacteria ubicada en el estómago y que puede provocar úlceras y
derivar en un cáncer gástrico, según un estudio llevado a cabo por el
Departamento de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid.

El estudio, que se inició hace dos años, se ha centrado en
los municipios de Las Mesas, El Provencio y Las Pedrofieras, en Cuenca, por ser
las mayores productoras del ajo morado.

“El objetivo de esta investigación es saber si la población
de la comarca, en la que abunda el bulbo, presenta menos casos de úlcera y
cáncer”, ha explicado el doctor García Plaza, jefe del Servicio de
Gastroenterología del hospital. Los resultados han demostrado que el ajo morado
contiene una sustancia acuosa que puede inhibir el micro organismo.

En el estudio han colaborado 2.000 vecinos de la comarca
conquense, de entre 25 y 65 años de edad, a los que se les ha realizado una
encuesta. Los resultados ya han sido presentados en varios congresos
internacionales celebrados en las ciudades de Helsinki y Roma.

 

El consumo de ajo puede ayudar a prevenir el cáncer de colon
o el del estómago

Un estudio ha demostrado que las personas que consumen
regularmente ajo crudo o cocinado protegen su organismo contra algunos tipos de
cáncer. Se desconoce, sin embargo, si estos efectos pueden aplicarse a otra
forma de esta enfermedad.

Quizá el aliento que desprende una persona que haya consumido
ajo no sea tan agradable como el olor de los Alpes en primavera, pero los
beneficios que reporta este alimento no pueden pasar desapercibidos. Un estudio
realizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel
Hill (EE.UU.) demuestra que las personas que consumen ajo crudo o cocinado con
regularidad, reducen a la mitad del riesgo de padecer cáncer de estómago y en un
tercio el de sufrir cáncer de colon. Los científicos creen que el ajo ayuda a
prevenir el cáncer de estómago porque está compuesto por antibacterias que
actúan contra otra bacteria, la Helicobacter Pylori, que se encuentra en el
estómago y estimula el cáncer.

El estudio, publicado en la revista American Journal of
Clinical Nutrition, consistió en un meta-análisis, una combinación matemática de
otros estudios para desarrollar una visión más clara de asuntos relacionados con
el cáncer y las enfermedades cardiacas. Un total de 300 informes fueron
revisados y posteriormente combinados y a estos se sumaron otros 22 estudios en
los que se exponían las mejores investigaciones realizadas sobre el ajo en todo
el mundo. Las investigaciones anteriores han demostrado que un compuesto de ajo,
llamado “allium”, protege parcialmente a los animales contra el cáncer, y
algunos científicos creen que el efecto es idéntico en los seres humanos.

“Las personas que consumen ajo, comparándolas con las que
comen poco o nada, crean un efecto de protección constante”, declara la doctora
Leonore Abad, profesora de epidermiología y nutrición de la escuela de salud
pública y medicina de la Universidad de Carolina. Y da igual que sean
consumidores de ajo en China o en Estados Unidos.

Sin embargo, según los investigadores, los beneficios no se
extienden a los suplementos de ajo que se venden en los herbolarios. Puede que
se deba a que los ingredientes activos se destruyen durante el proceso de
conserva o al permanecer tanto tiempo almacenados. También podría deberse a que
algunas personas que lo consumen ya están enfermas. Los motivos reales aún se
desconocen. Lamentablemente, tampoco se tiene suficiente información para decir
que el efecto preventivo del alimento se extienda a otras formas de cáncer,
declara la doctora Arab.

Los científicos creen que el ajo ayuda a prevenir el cáncer
de estómago porque está compuesto por antibacterias que actúan contra otra
bacteria, la Helicobacter Pylori, que se encuentra en el estómago y estimula el
cáncer.

Éxito de convocatoria del acto de promoción del ajo morado
de Las Pedroñeras

“El ajo posee principios activos para la curación de las
úlceras digestivas”, según señaló el jefe del servicio de aparato digestivo del
Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

El jueves se celebró en Valencia el acto de presentación de la Indicación
Geográfica Protegida (I.G.P.) Ajo Morado de Las Pedroñeras, que tuvo una
destacada y cualificada convocatoria, ya que asistieron organizaciones
empresariales de Valencia, representantes del comercio mayorista y minorista,
las autoridades portuarias, asociaciones de consumidores y amas de casa, una
importante representación de la hostelería de la capital levantina, así como
periodistas y medios de comunicación especializados en el sector de la
hostelería y prensa de la Comunidad Valenciana.

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Alejandro
Alonso, agradeció a los presentes su participación en este acto y expresó su
satisfacción por el apoyo recibido por parte de la Consejería de Agricultura de
la Generalitat Valenciana. El consejero estuvo acompañado por el responsable
valenciano de la Dirección General de Modernización de Estructuras Agrarias,
Joan Sanz, y por José Santiago Rodrigo Zarco, presidente de la I.G.P. Ajo Morado
de Las Pedroñeras.

También intervino en este acto de presentación de la I.G.P.
el doctor Antonio García Plaza, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid,
especialista en aparato digestivo, y que tras una interesante exposición sobre
las cualidades saludables y curativas del ajo, señaló: “el ajo posee principios
activos que le hacen un agente curativo de las úlceras digestivas”.

El ajo en Castilla-La Mancha

El ajo es el cultivo social de Castilla-La Mancha por
excelencia, junto al champiñón y al melón. Se produce fundamentalmente en las
provincias de Cuenca y Albacete. En la actualidad se cultivan 11.000 hectáreas,
lo que supone el 44% de la superficie nacional.

Existen 6.500 explotaciones familiares ocupadas en el
cultivo. El número de jornales que genera el ajo es de 1.500.000, con un volumen
de rentas percibido por los agricultores que oscila entre los 9.000 y 11.000
millones pesetas al año.

El 40% de la producción del ajo en Castilla-La Mancha está en
manos de las cooperativas. Seis de ellas constituyeron COOPAMAN, cooperativa de
segundo grado que se ha preocupado de la mejora del cultivo y su
comercialización.

COOPAMAN y la Cooperativa de Santa Mónica de Balazote (Albacete) constituyeron
la sociedad MULVICO con el fin de realizar la caracterización varietal y la
obtención de semilla libre de virus y la constitución de un departamento de
sanidad vegetal (ASV).

Indicación Geográfica Protegida “Ajo Morado de Las
Pedroñeras”.

Esta indicación geográfica protegida es la segunda de
Castilla-La Mancha que se constituye en el sector hortofrutícola. La primera fue
la Berenjena de Almagro.

En diciembre de 2000 se constituyó la Fundación “Ajo Morado
de Las Pedroñeras”, encargada de prestigiar en todo el mundo el ajo morado de
Las Pedroñeras, promoviendo su comercialización y expansión en los mercados, así
como su protección, prestigio y fomento de la investigación. La I.G.P. “Ajo
Morado de Las Pedroñeras” es un pilar básico para potenciar y ampliar las
posibilidades de comercialización de este cultivo social.

La superficie de cultivo del ajo morado de Las Pedroñeras se
sitúa alrededor de 6.000 hectáreas, lo que supone un 50% de todo el ajo
cultivado en la región. Las zonas de producción abarcan comarcas de las
provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, aunque el centro principal
de cultivo y producción está en las localidades de Las Pedroñeras, La Alberca de
Záncara, Mota del Cuervo, El Provencio, Santa Mª del Campo Rus y San Clemente.

El Ajo Morado de Las Pedroñeras es un ecotipo de la planta de
ajo (allium sativum L.) perteneciente a la familia de las lilíaceas y con un
ciclo de maduración entre semitardío (del 15 al 30 de junio) y tardío (del 1 de
julio en adelante).

El bulbo está compuesto de 8 a10 dientes de color morado y protegidos por una
túnica de color blanco. Presenta un olor fuerte y un gusto picante y
estimulante, gracias a sus compuestos organosulfurados, principalmente alicina.

Fuente: http://www.ecoajo.com/medicina.htm

About author / R.P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro